Los Niños Regresan a la Escuela Alrededor del Mundo

Por Vanessa Mosharaf y Analiz González
Buckner International


Siempre lo vemos en las películas: niños que se quejan porque se les terminó el verano, y ahora tendrán que sufrir la desgracia de regresar a la escuela. En estas fechas, muchos de nosotros estamos viendo esa escena en nuestros propios hogares.

Pero es porque no estamos consientes de la situación mundial.

Alrededor del mundo, miles de familias hacen sacrificios inmensos para mandar a sus niños a la escuela. Hay otros que no logran juntar el dinero necesario. Así que mientras que nos enfrentamos con nuestros problemas escolares, vamos a tomarnos el tiempo para aprender un poco más acerca de lo que significa ir a la escuela alrededor del mundo.


México

La ley Mexicana requiere que los niños vallan a la escuela hasta los 15 años. Pero muchos de ellos no tienen el dinero para comprar uniformes, que también son requeridos. Otros no tienen autos para llegar al salón de clases, o no les alcanza para los libros y materiales escolares.

“Como el gobierno sabe que no todos los niños pueden ir a la escuela, no hace cumplir la ley,” explico Dexton Shores, director del desarrollo del ministerio de Buckner en México. “Los niños servidos por Buckner se benefician de las donaciones de Buckner, que sirven para pagar los gastos de la escuela y que facilitan programas de tutoría.”

Además de su tarea escolar y sus quehaceres, los niños Mexicanos frecuentemente necesitan trabajar en el campo o vender mercancía para ayudar a sus familias. La falta de comida frecuentemente resulta en ausencias o deserción escolar.

Datos:

• El costo de ir a la escuela (hasta $50 al mes) frecuentemente resulta en un número alto de niños que abandonan sus estudios
• Los niños van a la escuela en dos grupos: uno que atiende de las 7 a.m. a la 1 p.m. y otro que atiende de la 1 p.m. a las 7 p.m.
• Buckner tiene dos programas que proveen alimentos después de la salida del primer grupo y antes de la entrada del segundo. Es la mejor comida que reciben muchos de los niños.
• De acuerdo al fondo de las Naciones Unidas, solo 66 por ciento de los niños en secundaria están atendiendo la escuela.
• Casi no hay escuelas con aire acondicionado en México


Kenya

En Kenya, así como el los Estados Unidos, siempre hay algunos niños nerviosos que lloran el primer día de escuela. También hay otros que aparentan estar muy contentos.

“Hay muchos que están contentos con que les den de comer en la escuela, porque vienen de situaciones muy difíciles,” dijo Dickson Masindano, director de Buckner en África.

No todos los niños van a la escuela, Masindano explic?. “Son únicamente los privilegiados que tienen el dinero y que pueden pasar los exámenes requeridos. La gente que hace donaciones a Buckner en Kenya nos puede ayudar a pagarle el uniforme a un niño, comprarle comida y materiales para que valla a la escuela.”

Masindano dijo que Buckner les ayuda a los niños lograr cosas que serían prácticamente imposibles si no estuvieran bajo el cuidado de Buckner.

“Daniel Odhiambo, quien creció en el Baptist Children’s Center, un programa residencial en Nairobi, Kenya, esta siguiendo su sueño de ser ingeniero informático,” Masindano dijo. “Vive en nuestra casa transicional para jóvenes y asiste la universidad.”

Datos:

• 69 por ciento de los niños de Kenya van a la escuela, el resto se pasa el día trabajando en el campo o como sirvientas.
• Las escuelas públicas tienen un cociente de 50:1 alumnos a maestros y cobran $10 por semestre.
• Las escuelas privadas tienen un cociente de 25:1 alumnos a maestros y cobran $80 por semestre.
• Muchos de los niños que nos ponen bajo el cuidado de Buckner asisten a la escuela consistentemente por primera vez en sus vidas.


Latvia

En Latvia, los padres son los que deciden si sus hijos van a ir a la escuela o no. Aunque la ley requiere que atiendan hasta los 14 años, primero tienen que registrarse, algo que frecuentemente significa dejar a la familia sin niñero y tener que pagar $200 en libros y materiales escolares.

“Lo que más necesitan los niños de Latvia es la atención de sus padres,” dijo Dace Rence, directora de Buckner en Latvia.”

Después de que terminan la secundaria, muchos niños asisten a una escuela técnica en lugar de asistir a una universidad, Rence dijo. Las escuelas públicas son gratuitas hasta el grado doceavo, pero las universidades cuestan entre $6,000 y $8,000 al año.

Datos:

• Cuesta $200 al año mandar a un niño a la escuela
• Casi todos los huérfanos van a la escuela hasta los 14 años y después atienden escuelas comerciales
• 95 por ciento de los niños van a la escuela, pero muchos se salen después de los 14 años


Estados Unidos

Los Estados Unidos no están sin problemas educativos. El columnista Bob Herburt dijo que “Cada 26 segundos, un niño abandona la escuela. Eso significa que hay más de un millón de niños que dejan de asistir a la escuela por año.

Casi todos los niños ven a la escuela como parte necesaria de su crecimiento. Pero hay otros indocumentados o desamparados que saben que ir a la escuela no es una opción. Sin tarjeta de seguro social, récords de vacunas y certificado de nacimiento, muchos niños no van a la escuela, dijo Melissa Opheim, directora de planeamiento estratégico de Buckner Children and Family Services.

“Los niños necesitan mentores. Necesitan gente que se involucre en las escuelas y que los anime,” Opheim dijo.

Datos:

• Cada 26 segundos, un niño deja de asistir a la escuela
• 95 por ciento de los niños están alistados en la escuela para cuando cumplen 6 años
• 39 por ciento de los niños en los Estados Unidos viven en familias con bajo ingreso
• 9 por ciento de los niños en los Estados Unidos dejaron de asistir la escuela en el 2006


Guatemala

En Guatemala, ir a la escuela es un privilegio. No es lo normal, dijo Erick Mejía, empleado de Buckner en Guatemala. Factor determinante: el dinero.

“La educación es inaccesible para 50 por ciento de las familias en Guatemala,” el dijo. “Hay veces en que no hay escuelas que les queden cerca, y eso complica la situación.”

Como la ley no requiere que los niños vallan a la escuela, hay pueblos en que no hay escuela, lo cual hace que sea imposible asistir a ella si la familia no cuenta con un vehiculo de transporte, Mejía dijo. La mayoría de los niños no pueden seguir yendo a la escuela una vez que llegan a la edad en que son capaces de aportar dinero al hogar.

“Es difícil,” el dijo, “porque cuando ganan dinero sienten que ya no necesitan seguir estudiando.”

Datos

• 40 por ciento de los niños de Guatemala no van a la escuela
• Cuesta entre $80 y $100 mandar a un niño a la escuela por año
• Los huérfanos bajo cuidado de Buckner tienen que ir a la escuela, pero frecuentemente llegan a la edad en que se independizan de nosotros antes de que terminan el grado doceavo


Perú

En las áreas rurales del Perú, los niños frecuentemente tienen que caminar varias horas para llegar a la escuela, una escuela en donde los niños de todas edades aprenden en un solo salón de clases.

Así que no es sorprendente que solo dos de cada 100 niños en las áreas rurales adquieren comprensión el la lectura, dijo Claudia León, directora de Buckner en Perú.

“El estatus de nuestro sistema educativo ha sido declarado en estado de emergencia en varias ocasiones,” León dijo. “Tenemos muy baja calidad educativa en las escuelas públicas.”

Ella agregó que la infraestructura de las escuelas es de mala calidad, especialmente en las áreas rurales donde frecuentemente no hay agua ni drenaje.

Datos:

• Solo dos de cada 100 niños en el sexto grado demuestran comprensión de lo que leen
• Muchos niños batallan para concentrase en la escuela porque sufren de malnutrición
• Buckner tiene dos programas transicionales para ayudarles a las mujeres jóvenes a adquirir más estudios. Un programa esta en Lima, el otro en Cusco.

Para más información a cerca de las normas culturales, visite www.ItsYourMission.com y haga clic en Go There. O, si le gustaría ayudar a mantener la educación de un niño, comuníquese con Buckner Foundation en el 214-758-8050.

SubscribeRSS

Add a Comment

  • Locked

E-Newsletter Signup

Get uplifting stories of how Buckner is shining hope in the U.S. and around the world!